Las Brujas de Salem

Las Brujas de Salem

THE CRUCIBLE (EL CRISOL)

La novela de Arthur Miller, The Crucible (El crisol) de 1952, se estrenó primero en teatro en 1953 y ganó el Premio Tony, la historia está basada en los sucesos ocurridos en Salem, Massachusetts, en 1692. Miller escribió sobre los juicios que se realizaron a las llamadas brujas de Salem y como una alegoría de la fiebre persecutoria y represión, llamada la caza de brujas, provocada por el senador republicano Joseph McCarthy, en contra de cualquier tipo de comunismo de los años 1950.

En 1967, se realizó la versión cinematográfica para televisión (The Crucible), con la dirección de Alex Segal, con las actuaciones de George C. Scott, Colleen Dewhurst, Melvyn Douglas, Tuesday Weld, Fritz Weaver, Henry Jones y Will Geer, entre otros.

En 1996 se realizó otra versión con el mismo título, en esta ocasión dirigida por Nicholas Hytner, con las actuaciones de Daniel Day-Lewis, Winona Ryder, Joan Allen, Bruce Davison, Rob Campbell, Jeffrey Jones. Este filme obtuvo 2 nominaciones al Oscar, Mejor Actriz de Reparto para Joan Allen y Mejor Guion Adaptado para Arthur Miller.

Para 2002, se hizo una nueva versión para televisión, con el nombre de Salem Witch Trials (en español Las brujas de Salem), esta vez dirigida por Joseph Sargent, con un guion de Maria Nation. Interpretada por: Kristie Alley, Alan Bates, Henry Czerny, Rebecca De Mornay, Shirley McLaine, Gloria Reuben, Jay O. Sanders y Peter Ustinov.

A propósito de la celebración de Halloween, hoy hablaremos de los sucesos reales que inspiraron a Arthur Miller.

El tema de la novela y los filmes, se refiere a los sucesos de 1692 en Salem (Massachussets) que fueron una parte muy oscura de la historia de Estados Unidos. Varias jóvenes de la comunidad puritana empiezan a sufrir convulsiones. Los vecinos, liderados por el reverendo Samuel Parris, padre de una de las afectadas, llegan a la conclusión de que se trata de un caso de brujería. En diez meses, 19 personas inocentes son acusadas de brujería, juzgadas y condenadas a muerte.

Los sucesos reales, se dieron en Salem, Massachussets en 1692, cuando dos niñas, hija y sobrina del pastor local, Samuel Parris, comenzaron a experimentar ataques, desmayos y comportamientos extraños. El médico del poblado, diagnosticó que no existía ningún problema físico para estos síntomas, por lo que se decidió que todo era obra del demonio. Inicialmente, tres mujeres fueron acusadas como responsables: Tituba una esclava negra, originaria de Barbados y que trabajaba en casa del reverendo, a quien además le gustaba contar historias misteriosas a las niñas, además de practicar rituales vudú, Sarah Good una pordiosera y Sarah Osburn, una mujer que nunca iba a la iglesia y que había escandalizado a los vecinos de tener un amorío con un mozo de labranza forastero.

Las mujeres fueron examinadas por los magistrados del pueblo e interrogadas directamente si tenían algún contacto con el diablo. Sólo Tituba, por miedo a que la mataran, confesó ser bruja y haber visto al diablo. Con sólo la confesión de la esclava, las tres mujeres fueron encarceladas en condiciones lamentables. El testimonio de las primeras niñas se extendió y fueron más las que afirmaban tener los mismos síntomas y acusaron a otras personas, por lo que se dieron una serie de arrestos. El problema fue creciendo irremediablemente y hubo la necesidad de nombrar una corte desde Boston para tratar estos casos, los cuales basaban sus veredictos sólo en los testimonios de las niñas afectadas y en marcas que se consideraban cosas de brujería: lunares, cicatrices incluso acné, fiebre o vello. La prueba definitiva era la confesión de la acusada, aunque fuera coartada, y que señalara a otra persona.

Iniciado el juicio, contra estas y otras personas señaladas a cargo de los magistrados Jonathan Corwin y John Hathorne y con una sala llena de público, se presionó a la hija y sobrina de Parris, a las que se habían sumado otras con iguales y extraños comportamientos, que señalaran a los culpables. Lo que originó una serie de acusaciones infundadas, en las que se actuaba más que nada en contra de las personas antipáticas a esas niñas. Tituba, para salvarse de la tortura, confesó: “He visto al diablo en el bosque. A veces toma la forma de un hombre muy alto de pelo negro o de perro negro o de cerdo”. Además, acusó a Sarah Osborne, Sarah Good, y Ann Putnam, de estar al servicio de Satanás.

En total 25 personas sufrieron una terrible condena, 20 de ellos fueron ejecutados en la horca y cinco fallecieron en prisión. Cuatro años después del juicio, los jurados que dictaron sentencia firmarían una confesión de error, en la que admitían que su juicio se vio afectado por el miedo y la histeria desatados desde las primeras acusaciones.

Ha habido diversas hipótesis sobre lo que les ocurría a estas niñas, algo real, como por ejemplo: ataques de epilepsia, una intoxicación por cornezuelo del centeno (una enfermedad conocida como ergotismo o fuego de San Antonio), cereal para elaborar el pan y que incluye una toxina, la ergotamina de la que se deriva el LSD (ácido lisérgico), o simplemente un brote de histeria colectiva ante el clima asfixiante del puritanismo y de la educación represiva mantenida por los padres con sus hijos.

Referencias:

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/caza-brujas-salem_15407

https://www.muyhistoria.es/curiosidades/preguntas-respuestas/cual-es-la-verdadera-historia-de-las-brujas-de-salem-251412930412#

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: