ROMERO, La Voz de Los Sin Voz

ROMERO, La Voz de Los Sin Voz

La persecución es algo necesario en la Iglesia. ¿Saben porqué? Porque la verdad siempre es perseguida.

Homilía 29 de mayo 1977

Romero, film realizado y estrenado en 1989, dirigido por John Duigan, con un guion de John Sacret Young. La historia nos habla del arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, quien fue asesinado mientras oficiaba misa.

El filme narra la historia del arzobispo salvadoreño Oscar Romero, que desde su importante cargo eclesiástico se dedicó sin temor a criticar la desigualdad social y la represión del gobierno de El Salvador, y que murió asesinado en el año 1980, en los comienzos de lo que sería la Guerra Civil Salvadoreña. La película está protagonizada por Raúl Julia, Richard Jordan, Ana Alicia, Harold Gould, Tony Plana y Alejandro Bracho.

En 1977 Oscar Romero es nombrado arzobispo de El Salvador. En ese país se había iniciado una guerra civil, ya que el gobierno representaba un régimen militar represor contra cualquier tipo de oposición. En ese ambiente, Romero tiene buena relación con el gobierno. Sin embargo, con el tiempo se da cuenta de los atropellos cometidos por este gobierno, denunciando estos abiertamente durante sus homilías. Esto ocasiona que Romero se vuelva una persona enemiga del régimen. Los ataques contra sacerdotes se vuelven cada vez más frecuentes y por esto las iglesias se mantienen cerradas por orden del gobierno.

Asimismo, se crean los llamados Escuadrones de la muerte, grupos paramilitares que el gobierno utilizaba para ejecutar acciones en contra de opositores políticos o sospechosos de ser contrarios al gobierno y al sistema político en turno. Estas acciones incluían: detenciones arbitrarias, torturas y en última instancia asesinar.

En marzo de 1980, mientras estaba oficiando una misa, el arzobispo Oscar Arnulfo Romero fue asesinado, presumiblemente, por uno de estos Escuadrones de la Muerte. Aunque la película describe hechos reales, se incluyen también algunos personajes ficticios.

Dos datos curiosos: Romero es el primer largometraje de Paulist Pictures, una compañía de cinematografía fundada por los padres paulistas, sociedad de sacerdotes de vida apostólica perteneciente a la Iglesia católica y otro, la película fue rodada en localizaciones ubicadas dentro del estado de Morelos, México.

El asesinato de Romero, produjo una serie de materiales, entre ellos, un documental que denuncia la dictadura en El Salvador y el apoyo que recibió del gobierno de Estados Unidos.

Roses in December (1982) del realizador británico Bernard Stone y Ana Carrigan. Esta película denuncia la tortura y asesinato de cuatro misioneros americanos a finales de 1980 por soldados del régimen.

Estos horrores fueron también el tema de la película de ficción Choices of the Heart (1983), que destaca la investigación de los asesinatos de cuatro mujeres estadounidenses y de Romero. El gobierno de Estados Unidos y su embajador en El Salvador hicieron todo lo posible para evitar su estreno. La película se hizo en México con René Enríquez en el papel de arzobispo Romero y con el actor Martin Scheen, en el rol de un sacerdote.

Más centrada en la muerte de Romero, fue la película Salvador del cineasta estadounidense Oliver Stone, realizada en 1986. Esta película dio a la historia y al sacrificio de Romero una repercusión mundial. En esta película, el periodista estadounidense Richard Boyle, interpretado por James Woods, va a El Salvador para informar sobre los sangrientos sucesos de la guerra civil. La película dramatiza incidentes reales y los mezcla con hechos ficticios, que, para algunos críticos, desacredita la película. Stone también denuncia el apoyo de su gobierno a la dictadura. En este filme, Romero es interpretado por el actor mexicano José Carlos Ruiz.

La verdadera historia de Oscar Romero

Oscar Arnulfo Romero nace en agosto de 1917 en San Salvador. A los 14 años ingresó al Seminario Menor de San Miguel, donde permaneció sólo seis años, ya que tuvo que trabajar para ayudar a su familia. En 1937, reanudó sus estudios e ingresó al Seminario Mayor de San José de la Montaña en San Salvador y 7 meses más tarde fue enviado a la Ciudad del Vaticano continuando con sus estudios teológicos. En 1942 se ordenó sacerdote, pero no pudo realizar su tesis doctoral debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial por lo que regresó entonces a El Salvador.

Entre 1943 y 1968 Romero fue párroco en Anamorós (en la provincia La Unión) y en la catedral de Nuestra Señora de la Paz en San Miguel, además fue secretario del obispo diocesano Miguel Ángel Machado. En 1968 fue nombrado secretario de la Conferencia Episcopal de El Salvador y en 1970 recibió el nombramiento de Obispo Auxiliar de Monseñor Luis Chávez y González. En 1974 es trasladado a la Diócesis de Santiago de María, lugar que lo marcaría, ya que fue testigo de la represión contra campesinos que luchaban por sus derechos. A partir de estos eventos, Romero inició una lucha de denuncias a favor de los pobres del país. Al año siguiente sucedió lo que se conoció, en San Salvador, como la masacre del vecindario Tres Calles. En este lugar, la Guardia Nacional asesinó a seis campesinos, familiares de estudiantes que habían participado en una protesta, Monseñor Romero consoló a los familiares de las victimas y ofreció una misa por ellas. Decidió no denunciar, pero escribió una carta al entonces presidente, el coronel Arturo Armando Molina Barraza, hecho que marcaba una división entre él y el Estado.

En 1977 fue nombrado arzobispo en San Salvador. El país llevaba casi una década de ejecuciones sumarias, secuestros, desapariciones y torturas. En muchas paredes se podía leer la frase: “Haga patria, mate a un cura”, lo que hacía a los sacerdotes que apoyaban la insurgencia campesina, un objetivo de los escuadrones de la muerte.

Romero mencionaba en sus homilías dominicales, las cuales se transmitían por radio en todo el país, los abusos ocurridos en la semana por las fuerzas de seguridad. A través de estas transmisiones y sus visitas pastorales Romero llegó a los rincones más remotos de El Salvador, lo que lo llevó a ser conocido como: La voz de los sin voz.

Además, el asesinato de su amigo el sacerdote jesuita Rutilio Grande junto a dos campesinos, en marzo de 1977, lo hizo tener mayor necesidad de denunciar toda clase de injusticias.

Romero sufrió diversas amenazas e intentos por callarlo: en febrero de 1980 la radio católica YSAX fue dinamitada, en marzo de ese mismo año, cuando Romero oficiaba misa en la Basílica del Sagrado Corazón fue hallado un maletín con 72 cartuchos de dinamita suficientes para volar no sólo el templo sino la cuadra completa sin embargo, el explosivo fue desactivado.

Horas antes de su asesinato, la ultraderecha repartió volantes en San Salvador criticando al cura y acusándolo de ser un calumniador, mentiroso y “una mente infame”. Monseñor Romero había hecho, la víspera de su asesinato, un llamado a los soldados para desobedecer las ordenes de sus superiores de disparar en contra de la población: “Les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡cese a la represión!”.

La noche del 24 de marzo de 1980, Romero fue atacado por un francotirador mientras oficiaba misa en la capilla del hospital Divina Providencia en el norte de San Salvador.

Trece años después, la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas señaló al mayor Roberto D’Aubuisson (ya fallecido) como autor intelectual del crimen, fundador de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) organización gobernante en esos años. Sin embargo, nunca se pudo llevar ante la justicia a quien junto con D’Aubuisson, había perpetrado el crimen.

Como reconocimiento a su labor como sacerdote, en mayo de 2015 el papa Francisco I lo beatificó, reconociendo que fue asesinado in odium fidei (en odio por su fe), mientras oficiaba misa. En 2017 el Papa decidió firmar los documentos para su canonización. El 14 de octubre de 2018, La voz de los sin voz, fue declarado santo: San Romero de América.

Referencias:

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/08/140819_romero_salvador_perfil_miglierini_wbm

https://www.cndh.org.mx/noticia/oscar-arnulfo-romero-y-galdamez-la-voz-de-los-sin-voz-sacerdote-defensor-de-los-derechos-de

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: