EL CASTILLO DE LA PUREZA

EL CASTILLO DE LA PUREZA

DE LA CARCAJADA DEL GATO A LOS LOBOS DE MANHATTAN

El enemigo está en casa

El Castillo de la Pureza, 1973

En 1973 se estrenó en México la película El Castillo de la Pureza, dirigida por Arturo Ripstein, con un guión del mismo Ripstein y José Emilio Pacheco. El elenco de este film, estuvo integrado por Claudio Brook, Rita Macedo, Arturo Beristain, Diana Bracho y Gladys Bermejo.

La historia nos habla de Gabriel Lima (Claudio Brook), un hombre que se dedica a fabricar veneno para ratas, quien decide mantener a su esposa e hijos encerrados por 18 años, según él para mantenerlos lejos de la corrupción que existe fuera de las paredes de su casa.

Aparentemente, dentro de la casa, existe un ambiente de tranquilidad y de disciplina. Sin embargo el encierro lleva a esta familia a situaciones extremas, tales como castigos corporales ante la menor falla e incesto. Su esposa, Beatriz (Rita Macedo), es una mujer sumisa que cuida de sus tres hijos: Utopía (Diana Bracho), Porvenir (Arturo Beristain) y Voluntad (Gladys Bermejo). La familia entera se dedica al empacado del raticida que el padre sale a vender.

Al llegar a la adolescencia, los hermanos mayores, sienten la desesperación del encierro, por lo que escriben una nota de auxilio que arrojan hacia el exterior de la casa, que por desgracia se pierde al estar lloviendo. Más tarde el padre es abordado por la policia al estar vendiendo su raticida en un comercio y le piden el permiso para vender, Gabriel les dice que lo tiene en su casa y al ir allá, junto con la policia, trata de evitar el ser arrestado por lo que trata de iniciar un incendio. Sin embargo, la policia lo somete y lo lleva arrestado, dejando a la madre y los hijos en un estado de desolación al verse solos y sin la «protección» del padre.

Cabe destacar que la trama de esta película surge a partir de una historia real sucedida a finales de los años 50, cuando un hombre, Rafael Pérez Hernández, es acusado de secuestrar a su familia. A partir de este hecho Ripstein desarrolla el guión, junto con José Emilio Pacheco.

Rafael Pérez Hernández, mantuvo a su familia encerrada en su casa por 18 años, de 1941 y hasta 1959. La casa se ubicaba en insurgentes sur y la calle de Godard y era conocida como la Casa de los Macetones, por tener en el techo macetas muy grandes. En esa casa, Pérez Hernández encerró a su esposa Sonia María Rosa Noé y a sus seis hijos, quienes tenían nombres muy poco comunes: Indómita, Libre, Soberano, Evolución, Triunfador y Bienvivir. La familia se dedicaba a la fabricación de raticida, que el padre salía a vender a pequeños comercios cercanos a su casa. Al estar los hijos encerrados, el padre vio la necesidad de pedir a su esposa que les proporcionara una elemental educación. Además, su alimentación era muy raquítica, consistía sólo de avena, frijoles y pan, lo que provocó criar a niños desnutridos que además eran obligados a realizar ejercicios físicos y castigados ante la menor «falta», según las estrictas reglas de Pérez Hernández. Al llegar los dos hijos mayores a la adolescencia, empezaron a cuestionar y a sufrir conscientemente del encierro del que habían vivido desde su nacimiento y que incluso les había evitado el desarrollo normal de su sexualidad, lo que lleva a los hijos mayores adolescentes a entrar en un juego de toqueteo entre ellos. Acción que es castigada de forma mas severa que de costumbre por parte del padre.

La hija mayor Indómita, arrojó un papel hacia la calle pidiendo ayuda, el cual fue advertido por la policía, por cierto esto es algo que difiere de la versión fílmica, ya que realmente si fue el recado de la hija lo que motivó a la policía a mantener una estrecha vigilancia sobre la casa, durante algunos días, hasta que se deciden a entrar a fin de rescatar a esta mujer y sus hijos.

Rafael Pérez Hernández fue arrestado y enviado a Lecumberri, después de dictarle auto de formal prisión. Pero después de 12 años, se suicidó en su celda y siempre proclamó que la situación de su familia no era realmente como habían declarado sus hijos y esposa. Y estos, mas tarde se arrepentían de haber declarado en su contra, su esposa manifestaba seguir enamorada de su esposo.

Esta historia llevó unos años antes, en 1964, al escritor y periodista Luis Spota a escribir su novela: La carcajada del Gato. Spota parte de la nota periodística del caso de Pérez Hernández y sólo toma algunos detalles, sin embargo, la historia que desarrolla es totalmente ficticia.

Por su parte, también Sergio Magaña, retoma el hecho, para crear una obra de teatro: Los Motivos del Lobo. Al igual que en la novela de Spota, en esta obra, sólo se toman algunos detalles del hecho real y de ahí se cuenta una historia similar de encierro. Esta obra se estrenó en el Teatro Xola y se llevó a cabo en el contexto de las  Olimpiadas, en 1968, bajo la dirección de Juan José Gurrola.

Bhagavan, los gemelos Govinda y Narayana, Mukunda, Krsna, Jagadisa

DATO CURIOSO

Existe un hecho equivalente, en Estados Unidos, conocido en 2015, a través de un documental dirigido por Crystal Moselle, llamado The Wolfpack (La Manada o Lobos de Manhattan).

Esta historia tiene muchas coincidencias con la de Rafael Pérez Hernández, sin embargo el final es muy diferente… Gracias a Dios!

El documental de 2015 habla de seis hermanos (había una mujer, Visnu quien junta a su madre no salió nunca del departamento y quien tenía el síndrome de Turner) que vivieron encerrados 14 años, desde 2001, en un departamento de Nueva York y lo que sabían del mundo exterior, era a través de películas que veían en su casa.

Su padre, Óscar Angulo, un peruano seguidor del movimiento religioso conocido como Hare Krishna, y su madre una estadounidense hippie que conoció a Angulo en una visita a Perú y donde éste se desempeñaba como guía de turistas, se casan y deciden establecerse en la ciudad de Nueva York, en una casa de asistencia social, Angulo lleva al Hare Krishna a ser su forma de vida por lo que decide aislar a su familia de los peligros del mundo exterior convirtiendo su casa en una cárcel para todos ellos a tal grado que él tenía la única llave para entrar y salir de la vivienda. Su madre, era quien les educaba, pues nunca pisaron una escuela.

Lo único que los mantenía activos y consientes del mundo exterior fueron la películas, así cuando empezaron a cuestionarse el encierro al que estaban sometidos por el padre deciden conocer el mundo por ellos mismos y en la primer ocasión que salen solos se encuentran con Crystal Moselle, en ese entonces era apenas estudiante de cine (cosa que ayudó a que los hermanos Angulo accedieran contestar sus primeras preguntas), quien sintió una gran curiosidad al ver a los muchachos vestidos de negro, con gafas negras y caminando en fila. Los siguió y empezó a platicar con ellos y se enteró de las condiciones en las que vivían, por lo que Moselle decidió realizar un documental que mostrara a estos hermanos contar la historia de su familia. Después de estrenado el documental, los 5 hermanos Angulo, ya sin contacto con el padre, hacen una vida normal, al parecer sin secuelas por la vida de encierro y todos cercanos al cine.

Referencias:

https://www.la-prensa.com.mx/doble-via/virales/el-castillo-de-la-pureza-3557899.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: